Side Area Logo
NEW IN STORES
I think the idea of mixing luxury and mass-market fashion is very modern, very now - no one wears.
FOLLOW US:
Newsletter Pop-up

ENVÍOS GRATIS A PARTIR DE 75 EUROS / PACKAGING DE REGALO INCLUIDO

DESCUBRE NUESTRAS NOVEDADES

BE LALITTA

CUCUCUCUCU

Pop-up Image
Top
Síguenos:
Home / Blog / Perlas, lágrimas de la Luna

En las profundidades del mar, en permanente movimiento, se encuentra una joya oculta por una concha que la protege. Su forma esférica nos habla de lo infinito, de lo que no tiene principio ni fin, de la eternidad, de la unidad, de la creación desde el núcleo, de su origen. Su color blanco, lunar, es el símbolo de la pureza y la feminidad.

Muchas son las historias asociadas al origen de la perla. Los antiguos griegos creían que las perlas eran las lágrimas endurecidas de alegría de Afrodita, la diosa del amor. Conocidas como lágrimas de la Luna o las lágrimas de dioses, además de su magnetismo o belleza, las perlas han sido reconocidas a lo largo de la humanidad por sus propiedades tanto curativas o físicas como también metafísicas.

Icono de elegancia y en algunos periodos símbolo de poder, cualquier joya con la perla como protagonista ha formado y forma parte de los joyeros de toda mujer. Al margen de las propiedades atribuidas, un collar de perlas, pieza clásica de joyería, puede iluminar, potenciar y completar cualquier look aburrido o carente de interés.

A pesar de la imagen de clasicismo, pulcritud o tradición asociadas a las perlas, éstas fueron símbolo de desarrollo femenino en los años veinte del siglo pasado, con Coco Chanel como referente o icono. Se dice que, una noche mientras bailaba el Charleston, se le rompió un collar de perlas que llevaba enroscado en el cuello y que todos los hombres de la sala se apresuraron a recoger. Desde entonces, adoptó las perlas como parte de su uniforme, convirtiéndose en una de sus señas de identidad. Las perlas la protegieron y le aportaron tranquilidad.

Como piedra de nacimiento del mes de junio, la perla está ligada a los signos de zodíaco de Géminis y Cáncer. Se asocia también con los nacidos en los meses de febrero, abril, julio y noviembre.

La perla, además de pureza, simboliza la sabiduría obtenida a través de la experiencia. Ayuda a aprender las lecciones con cada experiencia que presenta la vida, cultivando la sabiduría interior y la fortaleza. Se cree que las personas que usan perlas pueden tener éxito en áreas creativas.

Se le atribuye la propiedad de calmar la mente inquieta y controlar la ira. No importa cuan caótico sea tu mundo, la perla te conectará y centrará. Sus energías también te mostrarán cómo puedes fortalecer y nutrir el amor propio.

El origen mágico de las perlas

A diferencia de la mayoría de las piedras preciosas que se encuentran en la naturaleza, las perlas presentan un origen orgánico; formándose dentro de las conchas de determinadas ostras y almejas.

Pequeños cuerpos extraños, como granos de arena, ingresan al molusco y forman, como defensa, capas de materiales perlados a su alrededor.

Las láminas en la perla se acumulan como las capas de una cebolla, creando círculos concéntricos. Cuantas más capas se forman, más grande se vuelve la Perla.
Las capas superpuestas también crean un brillo iridiscente que se llama Oriente de la Perla.
Dependiendo del tipo de molusco y de agua, salada o dulce, encontraremos perlas de diferentes colores: blanco, rosa, negro, azul, marrón y dorado.

Por su forma, las podemos nombrar perlas hemisféricas, medias perlas o “blister”, denominándose barrocas, las perlas irregulares originadas por partículas de formas asimétricas.

El factor clave al evaluar una perla no es su forma o color, sino su brillo superficial y la reflectividad. Cuanto más brillante sea la superficie de la perla, mayor será su calidad.

¿Qué pueden hacer las perlas por ti o por mi?

Al tener un origen motivado por la auto-alimentación, las perlas son consideradas gemas de la nutrición. Desde siglos atrás, han sido alabadas las propiedades curativas asociadas a la perla, especialmente en los sistemas médicos asiáticos tradicionales. También han sido reconocidas sus propiedades metafísicas, similares a las piedras naturales obtenidas de la tierra.

En el ámbito de la curación física, las perlas se han utilizado para ayudar a tratar el tracto digestivo, los sistemas musculares y la piel. El polvo de perla se considera una de las mejores hierbas tónicas para cultivar la belleza.

Asociadas a la fertilidad, pueden llegar a aliviar el dolor y las molestias del parto. También contribuyen a mantener o restaurar el equilibrio y el ritmo natural del cuerpo.

En su vertiente espiritual, las perlas ayudan a calmar y centrar, así como a nutrir la fe, lealtad, integridad y pureza.

Símbolos de feminidad, ayudan a las mujeres a conectarse con sus «diosas internas”, a potenciar la energía femenina.

¿Puedo llevar perlas junto a otras piedras naturales?

La perla se puede combinar con muchas otras piedras preciosas y cristales para aumentar sus propiedades.

Se puede unir a la Obsidiana, la Amatista, el Jade, el Citrino o el Ágata de encaje azul para estimular el sistema inmunológico.

Si el objetivo se centra en la protección, mejor combinar la perla con Ágata, Jade o Malaquita. Unida al Peridoto, se dice que favorece el amor y la pasión en el matrimonio.

Ell Cuarzo Transparente, el Diamante Herkimer, el Hematite, la Rodocrosita o la Turquesa ayudarán a la Perla a potenciar aspectos más espirituales.

Cómo cuidar las perlas

Usar las perlas es la mejor manera de cuidarlas porque los aceites naturales del cuerpo las mantendrán brillantes.

Es importante no exponerlas a la luz solar, la sequedad, la humedad, el ácido o a grandes alteraciones de temperatura porque ello puede eliminar el brillo de la gema.

Si optas por lavar tus perlas, que sea con un jabón muy suave. Se recomienda mantener las perlas separadas de otras piezas de joyería para evitar que se rayen. Lo mejor es colocarlas dentro de una bolsita de tela suave, bien terciopelo o seda.

Y si ya has caído en las redes de la magia de la gema del fondo marino, sólo te queda descubrir la joya con perla que más va contigo.