Side Area Logo
NEW IN STORES
I think the idea of mixing luxury and mass-market fashion is very modern, very now - no one wears.
FOLLOW US:
Newsletter Pop-up

ENVÍO GRATUITO COMPRAS SUPERIORES A 70 €

DESCUBRE NUESTRAS NOVEDADES

BE LALITTA

    CUCUCUCUCU

    Pop-up Image
    Top
    Síguenos:
    Home / Joyas / Pendientes, Turmalina / PENDIENTES ALYA

    PENDIENTES ALYA

    69,00

    Hay existencias

    Cantidad

    Descripción

    Pequeñas Turmalinas rosa engastadas en plata van formando un pendiente de inspiración de flamenca relajada.

    Plata de ley 925 con baño de oro de 18 quilates

    Cierre de gancho abierto

    Diámetro: 27 mm

    La turmalina, en sus diferentes tonalidades, es una de las piedras más intensas y bellas disponibles hoy en día sobre la Tierra. Si se observa detenidamente,

    en ella, aparecen largas estrías perfectas y paralelas. En el diseño geométrico se encuentra su poder. Las líneas canalizan rayos eléctricos de luz que transforman inmediatamente las vibraciones más densas en corrientes positivas de energía.

    La turmalina trabaja en cualquier momento y en cualquier lugar para incrementar la fuerza luminosa. Genera un campo protector alrededor del cuerpo, expresa el equilibrio interno y externo y comparte, feliz, sus genuinas cualidades. Es una de las piedras más completas. Posee la habilidad de reflejar todos los rayos del espectro.

    La turmalina rosa es una de las piedras de la tríada del corazón. Puede utilizarse para despertar y estimular el chakra corazón. Su mera presencia infunde alegría y entusiasmo para toda la vida. Anuncia, feliz, que no hay inseguridad alguna en el amor y en la expresión de los sentimientos.

    Utilizar, llevar o meditar con turmalina rosa mueve el corazón a liberarse de los sufrimientos pasados y a confiar, de nuevo, en el poder del amor.

    Muchas enfermedades se originan y se arraigan en el dolor emocional. La turmalina rosa sitúa al corazón en una frecuencia capaz de disipar aquellos resentimientos destructivos. Cuando el corazón queda libre de las impresiones antiguas puede entender entonces la verdadera motivación del sentir: la expresión de la exuberancia  y la alegría del amor.